No es la primera vez que un caso de esta índole se hace eco en las noticias nacionales. Esta vez, el Intendente de Santa Fe José Corral se encuentra en la mira del Partido Justicialista, ya que se lo acusa de la compra de una vivienda con fondos públicos. Este hecho se habría llevado a cabo con la complicidad de dos de sus funcionarias.

En efecto, el jefe comunal, la secretaria de Hacienda y la directora de la agencia Santa Fe Hábitat, están acusados de la compra de un inmueble con dinero de la recaudación municipal. La casa, tasada en 550 mil pesos, habría sido adjudicada a una persona cercana al intendente, luego de perder la propia durante las inundaciones ocurridas en marzo, que afectaron a toda la región. 

De acuerdo con información provista por los concejales del PJ, esta vivienda le pertenece al hijo del puntero de José Corral, un miembro de la UCR que perdió a su esposa por leptospirosis y que se habría incorporado como trabajador municipal al día siguiente del fallecimiento. Posteriormente, le cedieron la propiedad en cuestión con el objetivo de comprar su silencio. 

El expediente ya lleva once meses sin dictamen judicial y la oposición espera una medida para luchar contra el clientelismo político.

Todos estamos esperando la vuelta de Bailando por un sueño. La música movediza, los bailes candentes, la simpatía de sus participantes, las opiniones tajantes de los jueces. Pero más que nada, extrañamos ver la dedicación y el esfuerzo que figuras públicas y de otros ámbitos le ponen para poder cumplir los sueños más imposibles. 

Laurita Fernández, por ejemplo, nos dejó la temporada pasada con una pieza espectacular que protagonizó junto a Fede Bal. Poniéndose en la piel de The Jocker y Laurita Fernandez Harley Quinn, demostraron que sabían cómo moverse. Y la temperatura en la pareja de baile fue subiendo a lo largo del programa. Primero en la previa dejaron bien en claro que su relación era estrictamente profesional y de amistad. Negaron rotundamente haberse besado por fuera de la pantalla. Sin embargo, no fueron muy convincentes y las dudas quedaron sembradas en los televidentes. Y a la hora de bailar las dudas explotaron tanto como explotaron las pantallas a la hora de reproducir el baile super hot.

Al jurado le encantó: lograron un total de 38 puntos y muchos aplausos. Lali Espósitó les puso un 10 y dijo que eran de sus favoritos, Soledad Silveyra puntuó 10 también y destacó el buen resumen de la peli hecho. Esperamos más!